Loading color scheme

Bruxismo.

El bruxismo es la acción involuntaria de apretar la mandíbula y los dientes. Se estima que 2 de cada 10 personas lo padecen, y como consecuencia de ello sufren el desgaste de las estructuras dentales y también dolor de cabeza, mandíbula, cuello e incluso oídos. No es de extrañar que muchas de estas dolencias que comienzan en un traumatólogo o un otorrino terminen en la consulta del dentista.

¿Cómo se trata el bruxismo con Toxina botulínica?
​La aplicación de Toxina botulínica en los músculos masticadores ha probado ser una excelente herramienta para ayudar a combatir el bruxismo y sus consecuencias. Esta sustancia es un potente e inocuo relajante muscular local que actúa por un largo plazo de tiempo (4 a 6 meses), relajando sólo los músculos masticadores afectados, sin producir los indeseables efectos secundarios de los relajantes musculares, como el aletargamiento. La Toxina botulínica es utilizado en forma estratégica en la terapia, reduciendo radicalmente y en corto tiempo los puntos dolorosos en los músculos, permitiendo así un mejor desempeño de la terapia convencional (estabilización de la mordida a través de un plano de relajación, fisioterapia y kinesiología).
Desde el punto de vista estético produce un adelgazamiento del rostro suavizando los rasgos que produce cuando los músculos están activos.

 Volver